Termómetro de cocina, indispensable accesorio para barbacoas y asadores

Ya sea porque vas a asar carne en tu horno o en tu barbacoa, un termómetro de cocina es esencial para controlar la temperatura de tus asados. Si quieres cocinar correctamente carnes (pollo, chuletas, hamburguesas…) o pescados (salmón, lubina, besugo….) necesitas un termómetro.

Cuando estás asando la comida, cada segundo cuenta y un pequeño error puede marcar la diferencia entre una carne cruda, al punto o muy hecha. Evita estos errores controlando los tiempos y la temperatura de tu barbacoa.

En el mercado tienes distintos tipos de termómetros que te harán esta tarea muy fácil. Además, hoy en día se puedes elegir comprar entre una amplia gama de termómetros digitales de cocina, desde los más baratos a los más caros.

Termometro cocina horno

VER LOS MEJORES TERMÓMETROS DE COCINA

¿Cuál es el mejor termómetro de cocina?

Determinar cuál es el mejor termómetro de carne es algo subjetivo pero hay una serie de características obligatorias a tener en cuenta.

El mejor termómetro de cocinar debe:

  • Ser precisos. Lo información más importante que proporciona un termómetro digital es la temperatura de la carne o pescado, y si falla en este detalle no es un buen termómetro.
  • Tener una alta durabilidad. Estos productos están constantemente expuestos a altas temperaturas para los que deben estar preparados. Busca un termómetro con materiales de alta calidad, con cables de acero que no se rompan en cuanto cierres la tapa de la barbacoa sobre ellos un par de veces.
  • Rango de temperaturas. Cuanto mayor sea el espectro de temperaturas que mide tu termómetro digital de cocina, más tipos de recetas podrás preparar: frituras, asados, cocidos…
  • Funcionalidades y programas. Los termómetros de carne más avanzados cuentan con distintos programas según el tipo de alimento que vas a cocinar. El pollo, la ternera o el cerdo tienen distintos puntos de cocción y estos termómetros digitales están programados para darte avisos si se te está quemando o se te quedan crudos.

Tipos de termómetros de cocina

Termómetro digital instantáneo

Los termómetros digitales de cocina instantáneos son los más fáciles de utilizar ya que son muy similares a los termómetros con los que se mide la temperatura corporal.

Estos termómetros inalámbricos tienen un cuerpo con una pequeña pantalla y un pincho (o sonda), cuando quieres saber la temperatura de tu carne simplemente pincha el termómetro en ella y podrás conocer la temperatura en ese instante. Los termómetros digitales de este tipo tardan darte la temperatura entre 5-10 segundos y su espectro de medición varía entre los -50º a los 250-300ºC según el modelo que compres.

Además, encontrarás modelos de distintas tipologías. Algunos tienen la sonda fija, parecido a un termómetro para personas, mientras que en otros puedes girar la sonda hasta 180º.

Estos termómetros de cocina funcionan también con líquidos, así que podrás medir con ellos la leche de un biberón, la temperatura de la sangría y de la salsa barbacoa. Entre las ventajas principales de estos termómetros digitales:

  • Son los más exactos y miden un rango más amplio de temperaturas
  • Son los más rápidos, en unos dos segundos sabrás la temperatura de tu asado
  • Son muy fáciles de usar. No necesitarás leer las instrucciones para saber cómo funcionan.
  • Son los más baratos. Son los termómetros de cocina digitales más económicos.

La gran desventaja de estos termómetros es que no puedes dejarlos dentro del horno para medir la temperatura. Para conocerla, deberás abrir la tapa de la barbacoa de manera frecuente con la consecuente pérdida de temperatura.

VER TODOS LOS TERMÓMETROS DE COCINA ISNTANTÁNEOS

Termómetro digital de medición constante

Los termómetros digitales con sonda son una variante más profesional de este tipo de productos. Estos termómetros para cocinar tienen unas agujas o “sondas” que se dejan pinchados en la carne desde el inicio del asado hasta el final.

La gran ventaja de los termómetros digitales con sonda, es que los puedes dejar en el interior del horno o de la barbacoa y conocer la temperatura en todo momento sin necesidad de abrirlos. De esta manera, no perderás en ningún momento el control de tu comida y, además, no perderás nada de temperatura abriendo y cerrando el horno, como pasa con los termómetros instantaneos.

Las características más útiles de los termómetros digitales con sonda:

  • Pantalla LCD retroiluminada donde puedes ver la temperatura y otra información relevante
  • Sondas (o agujas) que miden en todo momento la temperatura del asado
  • Temporizador con cuenta atrás para que no se te pase el punto al asar la carne
  • Alarma que indica el final del tiempo de cocción de la barbacoa
  • Mide un amplio rango de temperaturas, desde los -10 a los 300ºC.
  • Programas integrados según el tipo de carne o pescado que vayas a hornear
  • Cables de acero inoxidable de alta resistencia que unen la pantalla con las sondas

Recuerda que sólo debes meter las sondas dentro del horno o de la barbacoa. La pantalla debe estar siempre fuera del horno. Este tipo de termómetros para carne son ideales para asados lentos, como el ahumado en las barbacoas, pollo al horno o roast beef.

VER TODOS LOS TERMÓMETROS DE MEDICIÓN CONSTANTE

Termómetro analógico para horno y barbacoa

El termómetro analógico es el más simple y sencillo de todos los termómetros de cocina. No necesitas ni que te expliquemos cómo se usa, ¿verdad?

Estos termómetros tienen dos partes: un cuerpo redondo donde puedes leer la temperatura, normalmente en grados Celsius y Farenheit, y un pincho o elemento punzante que debes insertar en la comida.

Termometro analogico de cocina

Además de ser sencillos de usar, una de las grandes ventajas de los termómetros analógicos de cocina es que pueden medir un espectro de temperaturas más amplio que el de los digitales. Sin embargo, la lectura es menos precisa en comparación a el número exacto que dan los digitales.

Con estos termómetros podrás medir la tempetura de la superficie de tu asado, pero no el interior de tus carnes y pescados.

Termómetro laser o pirómetro

Los termómetros laser, o pirómetros, te permiten medir la temperatura de tu asado sin necesidad de tocarla, ¡magia!

Bueno… en realidad no es magia, ¡es ciencia! Este tipo de pirómetro de cocina es simplemente un termómetro inalámbrico para asador que está formado por un sistema que recoge la energía que emite el calor de la carne, lo transforma en una señal eléctrica y lo traduce a grados de temperatura.

El mayor beneficio de usar un termómetro láser de cocina, es que no necesita cortar ni pinchar la comida para medir su temperatura. Cuando usas un termómetro instantáneo, por ejemplo, necesitas trinchar varias veces la carne. Ésto provoca que se escapen jugos y grasa de la comida, y por lo cual, el sabor. Con un pirómetro evitarás la pérdida de sabor de tu carne.

Termometro laser de cocina

Además, cada vez que pinchas la comida, la grasa cae sobre las brasas de tu barbacoa de carbón y se genera un humo bastante molesto que puedes evitar con tu pirómetro.

Debes tener en cuenta, que los termómetros láser no miden la temperatura del interior de la comida, únicamente miden la temperatura de la superficie de lo que apuntes, ya sea la carne, el carbón o la parrilla de la barbacoa.

Los termómetros láser son ideales si eres un amante de la pizza, por que te permite medir la temperatura de la piedra de pizza.

VER TODOS LOS TERMÓMETROS DE COCINA LÁSER

Termómetros de cocina: preguntas frecuentes

¿Cómo calibrar un termómetro de cocina?

A veces los termómetros pierden su precisión con el tiempo, es algo normal cuando se usan mucho. Por ello, es necesario volver a calibrarlos de vez en cuando. Para hacer ésto, nosotros usamos el “Método de agua helada”.

Para calibrar tu termómetro de cocina:

  • Llena un recipiente con hielo. Una taza o un vaso valen.
  • Llena la taza con agua del grifo hasta que cubra el hielo.
  • Remueve la mezcla de agua y hielo.
  • Espera 1 minuto y luego introduce el termómetro unos 5cm.
  • Espera 30 segundos y luego gira la tuerca de calibración hasta que indique 0ºC o pulse el botón de reinicio, si es un termómetro digital.

También existe el Método del agua hirviendo, que como puedes imaginar, es muy similar al anterior. Simplemente, debes poner un cazo a hervir y cuando alcance la ebullición, meter el termómetro sin tocar las paredes del recipiente. Espera 30 segundos y calibra el termómetro a 100ºC.

Puedes utilizar ambos métodos, uno para calibrar y el otro para verificar si el termómetro está bien calibrado.

¿Cuanto cuesta un termómetro de cocina inalámbrico?

Los termómetros de cocina, ya sean digitales o analógicos, son de los accesorios para barbacoa y horno más baratos. Por lo general, estos productos rondan de los precios más baratos, sobre los 5€, hasta los 20€ de media.

Comprar un termómetro de cocina es una solución muy económica que te permitirá aumentar la calidad de tus asados. Por un coste de 10€, te puedes asegurar de que nunca más se te quemarán las chuletas o se te queden crudas las hamburguesa.

Además, hoy en día es fácil encontrar una amplia gama de termómetros de cocina baratos, así que no tienes excusa 🙂

¿Dónde comprar termómetros de cocina?

Hoy en día, puedes comprar termómetros de cocina en casi cualquier lugar: supermercados, grandes almacenes, tiendas de bricolaje y todas sus tiendas online.

Entre las tiendas físicas más famosas donde encontrar termómetros para carne están Ikea, El Corte Inglés, Carrefour, Leroy Merlin, Media Markt, AKI e Hipercor.

Nosotros te recomendamos la opción más cómoda y barata, comprar tu termómetro en Amazon ¿Por qué?

  • Es lo más practico, te lo envían directamente a casa
  • Encontrarás las mejores ofertas entre los más 10,000 termómetros que venden
  • Por que puedes leer las opiniones de compradores para asegurarte de que escoges el mejor termómetro de cocina.

A continuación, te dejamos las mejores ofertas de termómetros digitales de cocina para asar carne:

Ventajas de comprar un termómetro de cocina

Sabrás que tienes el mejor termómetro de cocina porque te aporta las siguientes ventajas:

  1. Seguridad alimentaria: hay bacterias termorresistentes que solo mueren cuando las alcanza un determinado grado de calor. Lo ideal es que los alimentos sean expuestos a 100º centígrados hasta que la temperatura interna se haya elevado a un mínimo de 80º, especialmente en el caso de las carnes robustas como los muslos y las pechugas.
    Con uno de estos medidores tendrás la posibilidad de saber cuándo un alimento ha alcanzado los grados de calor adecuados que garanticen la eliminación de bacterias dañinas y, por lo tanto, el consumo sea seguro.
  2. Cocción exacta: nada puede ser peor para un cocinero que saque un plato del horno para descubrir, justo antes de servir, que ha quedado crudo o pasado de cocción. La única manera de comprobar con exactitud la temperatura interna de lo que estás cocinando es con un termómetro con pincho. Tener uno es una gran ventaja porque te permitirá detener el proceso en el momento más indicado y todo quedará en su punto.
  3. Permiten conservar el sabor: de la buena cocción depende el sabor de la comida. Hay alimentos que no son tan exigentes en este aspecto, pero hay otros que pueden quedar arruinados si no se aplica la temperatura justa y durante el tiempo específico para que conserve el sabor, olor y textura ideal.
  4. Económicos: se pueden conseguir a precios muy bajos, desde los más sencillos por menos de 10 euros, hasta los más sofisticados que te pueden costar varios cientos. Todo es cuestión de lo que quieras invertir en tu instrumento, pero el amplio rango de costes hace que para todos sea posible tener uno.

Última actualización el 2020-02-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados